inteligencia emocional

Donde la vida levanta muros la inteligencia emocional abre una salida

Cuando la vida levanta muros la inteligencia emocional abre una salida: una conclusión muy acertada. no hay retos insuperables, sino situaciones de incertidumbre. Sin embargo, si tienes tus emociones controladas, podrás ver la solución. Descubre por qué.

También te puede interesar: Las mejores decisiones son el resultado de una emoción

Nos ha ocurrido a todos que en algún momento no hemos sabido comunicarnos adecuadamente con nuestros hijos, con nuestro jefe o compañeros en el trabajo, o no hemos sido capaces de comprender o escuchar a nuestra pareja.

Cuando eso ocurre, da la sensación de que la vida levanta muros y que encima son infranqueables.

Sin embargo, la habilidad para mejorar todas estas situaciones es la inteligencia emocional y se puede aprender y mejorar.

El gran impulsor de la inteligencia emocional fue Daniel Goleman que en el año 1995 publicó su libro “Inteligencia Emocional”. Goleman cotejó que el coeficiente intelectual (CI) solo influye en un 20% en la consecución del éxito, mientras que habilidades como la empatía, la asertividad, la confianza y la inteligencia emocional influyen en un 80%.

Por lo tanto, un coeficiente emocional elevado puede ser clave en nuestra vida, para hacer realidad nuestros sueños y lograr nuestros objetivos.

Las habilidades características de la inteligencia emocional

Goleman distinguió varias habilidades que caracterizan a la inteligencia emocional, que podemos utilizar en cualquier ámbito de nuestra vida, profesional o personal, y que son las siguientes:

El dominio de uno mismo

No podemos luchar contra nuestra propia naturaleza y es muy complicado influir sobre la forma en que nuestro cerebro reacciona ante determinados estímulos, pero lo que sí podemos hacer es controlar cuánto nos dura esa reacción y la intensidad que tiene.

“Siempre hay razones para estar enfadados, pero éstas rara vez son buenas”.

Newsletter

Apúntate a nuestro boletín de noticias para no perderte las novedades del blog.

-Benjamin Franklin-

Si aprendemos a conocernos a nosotros mismos sabremos qué estímulos nos producen emociones negativas y cómo controlar y gestionar esas emociones para que no se apoderen de nosotros.

El entusiasmo ante la vida

La capacidad de planificar, concentrarse, solucionar problemas, asumir riesgos, tomar decisiones y otras muchas, pueden verse influidas por las emociones, y esta influencia puede ser positiva o negativa.

Habilidades emocionales como el entusiasmo ante la vida, la pasión por lo que se hace o la visión positiva de los acontecimientos pueden ser las bases del éxito en la consecución de lo que soñamos.

La capacidad de ponerse en el lugar de otra persona

Hay personas que saben expresar muy bien sus sentimientos y otras, por el contrario, no manejan bien esa habilidad y no expresan lo que sienten por lo que parece que no sienten nada. También hay personas que son capaces de percibir los sentimientos de otras a través de la empatía.

La palabra empatía deriva de la palabra griega empatheia, que significa “sentir dentro”, es decir, una persona empática es capaz de percibir los sentimientos de otras personas y hacerlos suyos sintiendo lo mismo que esa persona.

“Comunicar no es solo hablar, es también escuchar, preguntar, entender y conversar”.

Todas estas capacidades pueden influir de forma muy positiva en el trabajo, en la vida familiar o en la pareja. No podemos olvidar que somos seres sociales por naturaleza y que tendemos a relacionarnos con otras personas, pero esas relaciones pueden mejorar enormemente con el desarrollo emocional abriendo puertas donde antes había muros de incomprensión y de falta de comunicación, tendiendo puentes donde antes había ríos de desconfianza.

Ahora ya sabes que aunque la vida a veces levanta muros, con un desarrollo emocional adecuado, se abrirán puertas.

The following two tabs change content below.
Licenciada en Derecho, blogger y escritora. www.aranzazualvaro.com @ArantxaAlvaroF