optimismo inteligente

Tú creas la diferencia: descubre el optimismo inteligente

Las personas somos optimistas por naturaleza, no hay más que ver la ilusión con la que los niños hacen las cosas y cómo esperan siempre lo mejor. Los adultos intentamos conservar ese optimismo y muchos lo consiguen, otros, a medida que la vida avanza ven la realidad de otra forma. Sin embargo, no solo se trata de ser optimista sino de vivir con un optimismo inteligente.

También te puede interear: ¿Qué es el optimismo?

“El pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie y el realista ajusta las velas.”

-William George Ward-

- ¡Compártelo!    

Apúntate a nuestro boletín de noticias para no perderte las novedades del blog.

Qué es el optimismo inteligente

Una persona que utiliza el optimismo inteligente es una persona que sabe ver lo positivo y lo negativo que ocurre en la vida y, lo más importante, ha aprendido a sacar una lección en cada caso.

En el lado contrario encontramos a las personas pesimistas que siempre logran ver el lado negativo de cualquier circunstancia y no son capaces de aprender y ver que siempre hay algo bueno en lo que nos ocurre en la vida.

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”. Viktor Frankl - ¡Compártelo!    

La psicóloga y profesora de Neurociencia cognitiva en el University College London, Tali Sharot, ha desarrollado varios estudios sobre el optimismo y ha obtenido interesantes resultados:

  • La ilusión de superioridad. Si le preguntas a alguien cómo conduce probablemente piense que lo hace mejor que la mayoría de la gente. Según Sharot el 93% de la gente cree que está por encima de la media en cuanto a conducción. Esto es imposible porque no puede ser que tanta gente esté por encima de la media.
  • La ilusión introspectiva. Este tipo de ilusión se explica con un ejemplo: si vas a hacer un viaje y dudas si visitar un lugar lejano o pasar unas tranquilas vacaciones en una playa cercana, buscarás razones para justificar la elección que tomes y que esta sea le mejor.
  • El sesgo optimista. La vida nos hace pasar por muchas situaciones buenas y malas y, por lo general, tendemos a pensar que el futuro nos traerá cosas mejores y será mejor que nuestro presente. Este optimismo nos hace avanzar y seguir nuestro camino.

El optimista inteligente conoce estos tres elementos y es consciente de ellos, pero aun así sigue siendo optimista y positivo.

Como desarrollar el optimismo inteligente

Desarrollar un optimismo inteligente no es complicado, simplemente tendrás que incorporar algunos cambios en tu forma de pensar y de actuar. Te proponemos algunos aspectos que podrás cambiar:

Cambia tu monólogo interior

No podemos olvidar que nosotros mismos somos nuestro principal obstáculo a la hora de lograr cumplir nuestros sueños en la vida y esto se debe a que en cuanto tenemos que afrontar un reto nuestra voz interior empieza a hablar y a decirnos cosas como: “Esto no lo sé hacer”, “No puedo”, “No soy capaz”.

El optimista inteligente cambia esas frases y empieza a pensar en positivo: “Lo voy a hacer”, “No importa lo que ocurra, siempre aprenderé”, “Va a salir todo bien”.

“Yo nunca pierdo, yo gano o aprendo”. - ¡Compártelo!    
Utiliza tu persistencia

Una persona optimista no desiste ante la primera dificultad porque confía en sí misma y sabe que la persistencia es la llave para lograr lo que se desea. Por ese motivo, es hora de pensar en que todo es posible y de que está en tus manos conseguirlo sin dejar que los problemas te hagan desistir.

Céntrate en las oportunidades

Deja de lado los obstáculos y céntrate en ver oportunidades. Imagina que hay un cambio en tu empresa y que piensas que te pueden despedir. El optimismo inteligente te permitirá ver una oportunidad de cambio que puede ser muy positiva para ti, tanto dentro de tu empresa como fuera de ella.

The following two tabs change content below.
Licenciada en Derecho, blogger y escritora. www.aranzazualvaro.com @ArantxaAlvaroF